La poda de tomateras es una práctica esencial para obtener frutos de calidad. Se realizan diferentes tipos de poda, como la eliminación de chupones, el deshojado y el despunte. Es fundamental usar herramientas adecuadas y esterilizadas. Las variedades determinadas y las indeterminadas requieren diferentes técnicas de poda. En este artículo, aprenderás paso a paso cómo podar una tomatera de manera correcta y algunos consejos adicionales para su cuidado.

El proceso de poda de tomateras

La poda de tomateras es una tarea fundamental en el cultivo de tomates para asegurar una buena calidad de los frutos. En esta sección, exploraremos la importancia de la poda en el cultivo de tomateras, los diferentes tipos de poda que se pueden aplicar y las herramientas necesarias para llevar a cabo esta tarea.

Importancia de la poda en el cultivo de tomateras

La poda de tomateras desempeña un papel crucial en el desarrollo y la producción de los tomates. Al eliminar ciertas partes de la planta, como los chupones, hojas marchitas o dañadas, se promueve un mejor aireado y el aprovechamiento de los nutrientes disponibles.

Además, la poda ayuda a controlar el tamaño y la forma de la planta, evitando su crecimiento descontrolado y permitiendo una mejor distribución de la luz solar, lo que resulta en una mayor calidad de los frutos. También previene o reduce la incidencia de enfermedades al permitir una mejor circulación de aire y facilitar la aplicación de tratamientos fitosanitarios.

Tipos de poda en tomateras

Desbrote o eliminación de chupones

Uno de los tipos más comunes de poda en tomateras es el desbrote, que consiste en la eliminación de los chupones o brotes que crecen en las axilas de las hojas. Estos chupones consumen energía y nutrientes valiosos que podrían destinarse al desarrollo de los frutos, por lo que su eliminación es fundamental.

Deshojado de mantenimiento

El deshojado de mantenimiento implica la eliminación de hojas marchitas, dañadas o que obstruyan el flujo de aire y la entrada de luz solar a los frutos. Esto promueve la salud de la planta y previene el desarrollo de enfermedades.

Despunte

El despunte se realiza cortando la punta del tallo principal de la planta para dirigir su energía hacia la maduración y desarrollo de los tomates existentes. Esta técnica también ayuda a controlar el tamaño de la planta y su ramificación.

Herramientas necesarias para la poda de tomateras

Para llevar a cabo la poda de tomateras de forma eficiente y segura, es importante contar con las herramientas adecuadas. Algunas de las herramientas más comunes para la poda de tomateras incluyen:

  • Tijeras de podar: útiles para cortar tallos y chupones de tamaño pequeño a mediano.
  • Podadoras de mango largo: ideales para llegar a áreas de difícil acceso y podar ramas más gruesas.
  • Serruchos: recomendados para cortar ramas más grandes o gruesas.
  • Desinfectante: es crucial esterilizar las herramientas de poda entre cortes para evitar la propagación de enfermedades.

Estas herramientas asegurarán un corte limpio y preciso, minimizando el daño a la planta y promoviendo una cicatrización adecuada.

Cómo realizar la poda de tomateras paso a paso

Observación y evaluación de la planta

Antes de iniciar la poda de la tomatera, es fundamental observar y evaluar cuidadosamente la planta. Examina su estructura y crecimiento, identificando los chupones, ramas o hojas dañadas o enfermas que deben ser eliminadas. Observa también la formación de los tomates y determina si es necesario realizar el despunte para enfocar el crecimiento en los frutos existentes.

Retirar hojas marchitas o dañadas

Uno de los primeros pasos en la poda de tomateras es retirar las hojas marchitas o dañadas. Esto favorecerá el aireado de la planta y permitirá un mejor aprovechamiento de los nutrientes. Con cuidado, remueve las hojas que presenten señales de enfermedades, decoloración o evidencias de daño causado por plagas.

Despunte para enfocar el crecimiento de los tomates

Si notas que la planta tiene un exceso de ramas o brotes laterales, es recomendable realizar el despunte. Esta técnica consiste en eliminar los brotes secundarios que se forman en las axilas de las hojas, permitiendo que los recursos se dirijan hacia el desarrollo de los tomates principales. Utiliza unas herramientas de poda esterilizadas para evitar la propagación de enfermedades.

Poda de brotes axilares en variedades indeterminadas

En las tomateras de variedades indeterminadas, es necesario realizar la poda de los brotes axilares para obtener frutos de mayor calidad. Estos brotes, también conocidos como chupones, crecen en las uniones de las ramas principales con las hojas. Utiliza unas tijeras de podar esterilizadas para cortar los chupones sin dañar el resto de la planta.

Poda necesaria en variedades determinadas

En el caso de las tomateras de variedades determinadas, la poda se centra en mantener la sanidad de las plantas y mejorar la calidad de los frutos. Realiza cortes precisos para remover las ramas o foliolos que puedan estar bloqueando la luz solar y afectando el desarrollo de los tomates. Asegúrate de utilizar herramientas limpias y esterilizadas para evitar la propagación de enfermedades.

Recomendaciones adicionales para la poda de tomateras

La poda de tomateras es una tarea crucial para asegurar la obtención de frutos de calidad. Sin embargo, existen algunas recomendaciones adicionales que pueden ayudarte a obtener mejores resultados en esta labor. A continuación, te presentamos algunas sugerencias a tener en cuenta.

Momento adecuado para realizar la poda

Es fundamental realizar la poda de tomateras en el momento adecuado para evitar daños en la planta. Se recomienda realizar la poda durante la primera etapa de crecimiento de la tomatera, cuando las plantas presentan un crecimiento vigoroso pero aún no han formado frutos.

Es importante también tener en cuenta las condiciones climáticas. La poda debe llevarse a cabo en días soleados y con baja humedad, ya que las tomateras son más susceptibles a enfermedades cuando están húmedas. Además, evita hacer la poda en días de lluvia o inmediatamente después, ya que puede favorecer la propagación de enfermedades en la planta.

Cuidados y mantenimiento posteriores a la poda

Después de realizar la poda de tomateras, es necesario brindarles los cuidados y mantenimiento adecuados para favorecer su crecimiento y desarrollo. Aquí te mencionamos algunas pautas importantes a seguir:

  • Riego: Controla el riego de manera adecuada, evitando el exceso de agua que puede provocar el desarrollo de enfermedades en la planta. Asegúrate de mantener la tierra húmeda pero no empapada.
  • Fertilización: Proporciona nutrientes adicionales a la planta mediante la aplicación de fertilizantes orgánicos o químicos, según tus preferencias y las necesidades de la tomatera. Sigue las indicaciones del fabricante para una correcta dosificación.
  • Enfermedades y plagas: Realiza un monitoreo constante de la planta para detectar cualquier signo de enfermedad o presencia de plagas. En caso de identificar alguna problemática, aplica los tratamientos adecuados de forma temprana para controlar su propagación.
  • Tutorado: Si las tomateras necesitan soporte para crecer verticalmente, asegúrate de proporcionarles tutores o estacas para evitar que se caigan o se doblen debido al peso de los frutos. Amarra suavemente las ramas a los tutores a medida que crecen.
  • Poda continua: A medida que la planta crece y se desarrolla, es posible que necesite podas adicionales para mantener un adecuado equilibrio y aireación. Realiza podas de mantenimiento regulares, eliminando ramas o chupones que estén obstaculizando el crecimiento de los tomates.

Siguiendo estas recomendaciones adicionales, estarás promoviendo un desarrollo saludable de tus tomateras y maximizando el potencial de producción de frutos de calidad. Recuerda siempre observar y evaluar las necesidades particulares de tus plantas para adaptar los cuidados a sus características específicas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta